Menú Cerrar

Algunos consejos

La función principal de un rótulo publicitario es la de informar, atraer al cliente y posicionar nuestro establecimiento.

A veces caemos en la tentación de poner en el rótulo tanta información, que lo convertimos en un texto poco atractivo y sin efectividad.

Debemos por tanto, definir claramente nuestra actividad, nuestro nombre comercial  y nuestro color corporativo para fijarlos en la mente del lector.

La distancia de visualización: adecuando el tamaño del texto a ésta.

El color: que ayuda a recordar (rojo Coca -cola, verde Barclays, etc.). Nuestro color, a ser posible, debe diferir del que tiene el negocio contiguo al nuestro para diferenciarnos, y tener una connotación cromática con nuestro producto, (así, el rojo connota carne, el verde fruta, el azul pescado, etc.).

La tipografía: define el tipo de negocio que tenemos, si por ejemplo, fuera un gabinete jurídico, nuestra tipografía utilizará tacón, por ser la fuente utilizada en el derecho romano, si nuestra marca es un nombre propio, una tipo cursiva, etc.

El estilo: adecuándolo a nuestro cliente objetivo, elegante, juvenil, atrevido, infantil, etc.

El tamaño: debe ser proporcionado al de nuestro local, a la par de ser fácilmente legible.

El tipo de información: adecuado a nuestro cliente objetivo (demasiados tecnicismos pueden alejar a un público de mayor edad, pero atraer a uno más joven, ávido de nuevas tecnologías).

La organización del texto.

Un rótulo debe conjugar con tres distancias de visualización: la alta, la media y la cercana, y así, repartir la información según la importancia de ésta.

El orden del mismo vendrá determinado por la información que se quiera ofrecer, por ejemplo, si lo que necesitas es atraer al cliente a tu local, el orden debería ser: la actividad, el nombre comercial, y la especialidad.

 Si lo quieres atraer con un producto en concreto, el orden debería ser: el precio, el artículo, y una imagen del mismo.

Un rótulo verdaderamente efectivo, debe atraer clientes, agradar visualmente, reforzar tu imagen de marca y definir tu estilo.

A menudo nos encontramos con nombres de nuevos materiales, sobre todo plásticos y sintéticos, con los que no estamos muy familiarizados. Esto nos hace dudar sobre cuál debemos elegir y si va a ser el más adecuado para lo que necesitamos.

Os vamos a explicar qué son y para qué sirven los más habituales, esperemos que os sirva de ayuda.

Los “sustratos”, que es como se denomina  genéricamente a los paneles base sobre los que se aplica cualquier “arte”, diseño o rótulo, pueden ser plásticos, compuestos, naturales o metálicos. Los más difíciles de discernir son sin duda los plásticos y sus compuestos, éstos son los más utilizados:

Metacrilato: su nombre completo es polimetilmetacrilato (PMMA). Para fabricarlo se usa un monómero llamado metacrilato de metilo, se fabrica en blanco opal, transparente y colores, se suele utilizar como fondo para cualquier panel iluminado, dadas sus características ópticas, planimétricas y de resistencia ultravioleta. Hay dos calidades: el de colada, que es el mejor, tiene un acabado como el cristal y suele durar más de 25 años, y el extrusionado, fabricado a partir de restos del de colada, tiene un acabado más rugoso, es un poco más económico pero dura menos,  sobre diez años a la intemperie.

Policarbonato celular: son esos grandes paneles que tienen unas líneas horizontales. Esto es debido a su construcción alveolar, la que le otorga una rigidez extraordinaria comparada con su bajo espesor y peso, se utiliza en paneles de gran longitud, hasta 6  x 2,1 m. de una pieza. Su duración es de 10 años.

 Lona Backlight: Se trata de una lona remallada en pvc translúcido que se utiliza en rótulos de frontal flexible, que a la par de resistente a las piedras, se puede construir un panel de hasta 50 mts sin uniones.

 Panel composite: Es un compuesto, se trata de una combinación de 3 láminas, las 2 exteriores de aluminio lacado y la central de polietileno, esto le confiere una planimetría espectacular en tan solo 4 mm de espesor, se utiliza para revestir edificios principalmente, pero, dada su versatilidad, (se puede plegar, curvar, fresar, etc) se utiliza para rotulación y construcción de stands. Sus marcas más conocidas son: Alucobond, Dibond, Etalbond.. se diferencian sobre todo en la calidad del acabado superficial del aluminio y por el grosor de éste, los más caros, los revisten con pinturas epoxi, los de calidad media van esmaltados y lacados,  y los más económicos van esmaltados.

Polipropileno celular: Se utiliza en cartelería provisional, dada su corta duración exterior, (unos 3 años), presenta una planimetría muy aceptable y un peso y precio muy bajos, lo sueles encontrar en cartelería de venta de pisos.

P.V.C.: Policloruro de vinilo, en calidad espumado rígido, se utiliza en cartelería opaca, es muy económico y ligero, suele durar sin amarillear unos 4 años.

Foam o Poliestireno extruido: es como el poliestireno expandido “corcho blanco”, pero sin bolitas, es inerte al agua, y con un adecuado tratamiento, se pueden realizar todo tipo de letras, esculturas y figuras corpóreas, y dar infinidad de acabados, tallados y efectos artísticos, también se puede proteger con una resina endurecedora que le confiere un aspecto a piedra espectacular.

Vinilo adhesivo de corte: Se trata de una lámina de pvc flexible con una capa adhesiva; según el tipo de fabricación del pvc, por calidades son: el fundido, (dura unos 10 años), se utiliza en vehículos dada su adaptabilidad a curvas y revocos complicados. El extruido polimérico (7 años), en rótulos exteriores. El translúcido (7 años) posee una construcción de microesferas que opaliza los paneles retroiluminados, para luminosos. El vinilo o poliéster ácido (7 años) para dar el efecto cristal tratado al ácido, escaparates y vidrieras  y el extruido monomérico, (3  años) en rótulos de corta duración. Además de los anteriormente mencionados, existe una variedad asombrosa de vinilos adhesivos, cada uno, pensado para una aplicación específica: flocados termoaplicados, para decoración textil, flexibles para rotular lonas, efectos metálicos, reflectantes, fluorescentes, iridiscentes, efecto fibra de carbono, etc…

Vinilo de impresión digital : Es una lámina igual que la anterior, pero con un tratamiento especial para poder recibir tintas mediante una impresora de gran formato, dichas tintas pueden ser: al agua, solventes, ecosolventes, de látex, de curado ultravioleta o de ribbon, dependiendo del lugar en el que vayamos a colocar nuestra imagen (interior, exterior, suelo, techo, directo a la pared…) del tiempo de exposición (corto, medio o largo), de la orientación al sol (sol directo, sombra, sol de atardecer…) y de la distancia de visualización (muy cerca, media, lejana, valla publicitaria…) elegiremos la técnica de impresión, el material más adecuado, la resolución, el acabado, y el laminado (si lo necesitara) para lograr el efecto necesario, y no gastar más de la cuenta.

Naturales: Los más conocidos y utilizados que todos conocemos son los tableros de madera natural, pero dado el altísimo precio que alcanza este material, ha sido modificado en multitud de acabados, formando tableros, que generalmente se utilizan para interior o , protegiéndolos con pintura ocasionalmente para exteriores. Los más conocidos son:

DM ó MDF: son esos tableros de color cartón muy duros, pues están hechos de ese material prensado a alta presión, si se lacan, pueden ser muy duraderos hasta en exteriores.

TP ó Plastificado: son tableros de aglomerado de restos de madera, acabados en ambas caras por una lámina de color que suele imitar maderas naturales o acabados en colores lisos. Usados habitualmente en las encimeras.

Chapa de acero galvanizado: es esa de color gris con manchitas que parecen aguadas, se suelen utilizar para las vallas publicitarias, se trata de una chapa de acero con un tratamiento de cinc mediante electrolisis o galvanización, de ahí su nombre,es muy resistente al exterior.

Aluminio anodizado: es un tratamiento electrolítico que se da al aluminio bruto, abriéndole el poro e inyectándole un protector que lo hace muy resistente a la oxidación y a la decoloración.

Aluminio gofrado: es un acabado de deformación, como la textura del gotelé que se le da al panel de aluminio brillo, para difuminar la luz, se suele utilizar en los fondos de los luminosos.

Acero inoxidable: Las planchas de este material se presentan en 4 acabados, mate, satinado, brillo y brillo pulido. Suelen utilizarse para fabricar letras cajeadas.

Latón: su color dorado es inimitable, pero presenta el inconveniente del mantenimiento, pues se oxida y pierde brillo, y hay que limpiarlo con frecuencia. Si el rótulo está a la mano (una placa grabada por ej.) no hay problema, pero si hay que utilizar escaleras ya es más trabajoso, y al cabo del tiempo suele dejarse. Para evitar este problema, hay quien lo laca una vez pulido, con objeto de que no le penetre el oxígeno en la superficie, pero esta técnica no es duradera, al final, el óxido se apodera y no se puede quitar sin levantar antes el lacado o barnizado. Suele utilizarse en placas grabadas y en letras cajeadas.

Acero Cor-ten: es un tratamiento que se da a la chapa de acero, creando una película oxidada en su superficie, dándole un aspecto oxidado espectacular, si no se estabiliza con un anticorrosivo, presenta problemas de deslizamiento del óxido que mancha allá por donde van las aguas de lluvia que desaloja, en ambientes marinos y subtropicales no es recomendable. Este acabado se suele imitar con pinturas anticorrosivas que lo imitan a la perfección, reduciendo el coste del trabajo.

Existe una relación entre los diferentes tipos de iluminación que podemos aplicar a nuestro rótulo, y el acabado de su superficie, obviar esto reduciría la efectividad del mismo, os mostramos los más usuales:

ILUMINACIÓN DIRECTA: (mediante focos, luminarias,  proyectores…) los tonos más usuales son: Luz cálida, que produce un efecto acogedor y Luz fría, que produce un efecto más modernista, en ambos casos, el acabado del rótulo debe ser mate o satinado, de este modo la luz, no rebotará en el rótulo y no causará destellos molestos. Los rótulos, según su forma y tamaño se iluminan generalmente con 3 tipos de lámpara.

1) El tubo led se empleará en superficies anchas con una altura de hasta 70 cmts. mediante pantallas luminarias, pues su rendimiento lúmenes/ watio/ precio/ mantenimiento es el mejor, las lámparas suelen durar unos 7 años.

 2) Si vamos a iluminar con proyectores, hay que tener en cuenta a) la estanqueidad, (si es para exteriores debe cumplir la IP67), y b) el tipo de lámpara, los antigüos proyectores halógenos son más económicos, pero su consumo es mucho mayor y las lámparas se funden antes, sobre todo si cerca hay una caseta de transformación de la compañía eléctrica, en cambio los proyectores halogenuros metálicos, son más caros al adquirirlos, pero su rendimiento lúmenes/ watio/ mantenimiento es mejor que los halógenos. Los proyectores de leds con chip tipo Cree y ftp son la última apuesta del mercado, un precio módico, y una relación lúmenes / watio insuperable que ha desterrado a los anteriores.

Es importante elegir bien el tipo de óptica del proyector, si vamos a iluminar un punto cercano, utilizaremos los de óptica simétrica, alejándolo convenientemente, abriremos el punto de foco para que ilumine el punto de interés correctamente, si lo que vamos es a iluminar una superficie considerable debemos emplear los de óptica asimétrica, que aunque son más caros, repartirán la luz más homogéneamente.

ILUMINACIÓN INDIRECTA: (cajas de luz, letras cajeadas…) El tipo de lámpara va a depender también del tipo de rótulo. Una caja de luz se ilumina con tubos leds, por su rendimiento lúmenes/ watio/ precio/ mantenimento, pero si el cambio de los tubos implica un gasto considerable (grúas, andamios, etc…) quizá podemos considerar iluminar con pastillas de leds especiales para cajas de luz, teniendo en cuenta la calidad de éstos (olvídate de los leds baratos, pues pierden intensidad lumínica al poco tiempo y el tono de blanco nunca es el mismo). Si lo que queremos es iluminar una figura o letra cajeada (iluminada interiormente) las pastillas y tiras de leds, son la opción más recomendable, pues su tamaño nos permite alojarlas en los huecos más pequeños, pudiendo realizar letras y figuras bien iluminadas incluso de pequeño formato. Se fabrican con distinto número de leds por módulo, diferntes grados de apertura focal y distintas ópticas, cada uno sirve para un modelo de letra, altura, y forma de caja en concreto. Déjese asesorar, elegiremos el más adecuado a cada circunstancia.

Cuando iluminamos interiormente el metacrilato blanco opal y lo vamos a revestir con vinilo a color, se debe emplear vinilo adhesivo  translúcido, este material está diseñado  en forma de microesferas que reparten  y difuminan la luz de manera homogénea, se diferencia visualmente del vinilo opaco en su acabado satinado, el acabado de nuestro rótulo, puede ser brillo, satinado o mate, pues variará una vez iluminado, cuanto más brillante sea el acabado, mayor duración tendrá y estará limpio durante más tiempo.

EFECTO CORONA: (halo luminoso) es un efecto consistente en iluminar desde el interior objetos opacos, proyectando la luz sobre el fondo y remarcando así la silueta del rótulo. Para conseguirlo, empleamos tiras led fijadas en el canto interior de la letra, estas tiras tienen la peculiaridad de tener los leds orientados lateralmente, así se proyectará la luz en la silueta del texto con una intensidad lumínica espectacular. Otra forma más económica de lograr este efecto consiste en colocar pastillas led en la cara interior de la letra y poner un fondo de metacrilato translúcido. El acabado de la pared o fondo debe ser siempre mate, de otro modo, se verían reflejadas las lámparas y el efecto sería lamentable  y el color del fondo lo más claro posible, dentro del estilo decorativo, así evitamos que el color absorba la luz.

NEÓN VISTO: fue el rey de la noche, aunque actualmente está en desuso, da un toque nostálgico vintage que el led no puede imitar, la base debe ser siempre mate y de color oscuro, pues de día, cuando está apagado, es blanco. Si el fondo es blanco, el texto apagado no se ve. Hay de dos tipos, el que tiene relleno de neón, mayormente cubre la gama de los colores cálidos, es el más ecológico, pues no usa mercurio, y el que tiene una mezcla de argón y neón, que sí lo lleva, pero domina un amplio espectro de tonos de color. El mercurio del neón hace que la luz brille más.Actualmente se sustituye por ledneón, una imitación led de éste con algunas restricciones técnicas que no lo superan.

PUNTOS DE LED VISTO: al igual que el neón visto, los puntos de led son transparentes como el cristal, hay que procurar montarlos sobre fondo oscuro y mate para que se defina más el texto pequeño, podemos configurar textos y figuras que se pueden animar mediante controladores electrónicos, son como los de los semáforos.

ACABADOS SIN ILUMINACIÓN: tanto si es de corte como de impresión digital, debemos emplear el acabado brillo, pues además de ser más duradero, llama más la atención que el mate.

En impresión digital, es aconsejable laminar con vinilo transparente de la misma calidad que el empleado en la impresión, con objeto de evitar futuras tensiones y falta de adherencia, se recomienda en brillo.

Por regla general lo que no vayamos a iluminar le daremos un acabado brillo para que resalte con la luz exterior, pero si queremos que tenga un aspecto natural, el satinado, las grandes superficies en mate, para tapar los defectos de textura.

Contacte con nosotros

      Contáctanos

        Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

        ACEPTAR
        Aviso de cookies